Publicidad

Banco Malo: Alquiler de los Pisos

El Gobierno no descarta la posibilidad de que los pisos del banco malo se destinen al alquiler, es decir, la IU planteó la posibilidad de constituir un parque de viviendas en alquiler con los inmuebles propiedad de los bancos nacionalizados.

El Gobierno no descarta la posibilidad de que los inmuebles que las entidades financieras que reciban ayudas públicas transfieran al llamado «banco malo» puedan destinarse a alquiler, dado que el modelo de gestión de esa nueva entidad no prejuzga ni condiciona las actuaciones posteriores que realice.

El modelo de gestión del Sareb:

El modelo de gestión del Sareb no prejuzga ni condiciona las actuaciones posteriores que instrumenten los fines encomendados a la Sociedad de Gestión de Activos, por lo que no se excluye que pueda destinarse una parte de esos inmuebles al alquiler en las condiciones que se estimen adecuadas, siempre siguiendo criterios de eficiencia y de gestión independiente y profesional.

En este sentido, las reformas financieras aprobadas en febrero y en agosto obligan a los bancos y cajas que reciban ayudas públicas a traspasar sus activos tóxicos –tanto viviendas como suelo– a una nueva sociedad de gestión, que estará obligada a enajenar anualmente, al menos, un 5% de sus activos a un tercero distinto de la entidad de crédito aportante o de cualquier sociedad de su grupo.

Además, el Ejecutivo subraya que también el proyecto de ley de Fomento del Alquiler –actualmente en tramitación– tiene como objetivo principal movilizar e incorporar al mercado del alquiler no únicamente las viviendas de titularidad de las entidades financieras, sino todo el conjunto de viviendas vacías y sin uso del parque inmobiliario español.

En la realidad, el paro junto a la debilidad económica serán motivos suficientes para que no se tomen decisiones de compra. Lo único positivo puede ser el banco malo, que permitirá dar salida a los activos tóxicos de las entidades.

Se puede decir que en términos generales el próximo año se seguirá viviendo un ajuste de dos dígitos de los precios. Esta caída del precio de los pisos es fruto de las políticas agresivas de grandes liquidadores de viviendas de obra nueva como Santander y La Caixa, ya que las entidades que quieran seguir la estela colocando obra nueva deberán hacerlo bajando el precio de sus activos.

Será la capacidad negociadora del comprador y la situación particular del vendedor claves para que la operación se cierre finalmente por un importe más reducido. Por otro lado, en la costa, sobre todo ensegunda vivienda, sí se esperan más recortes, y la recomendación es que se asuman cuanto antes para reactivar los ritmos de venta lo antes posible.

Las medidas anunciadas por el gobierno y que entran en vigor con el nuevo año (fin de la deducción fiscal e incremento del IVA en obra nueva), harán que el stock siga alto, en el entorno de las 1,2-1,4 millones de casas a la venta y la enorme dificultad de financiar la compra, todo apunta a que los precios en 2013 mantendrán una tendencia bajista y los propietarios que quieran cerrar una operación tendrán que ajustar mucho el precio que piden por sus casas.

Publicidad