Publicidad

BBVA: Banco solvente de España

La adaptación del BBVA  a la llegada y establecimiento de la crisis económica

En plenos tiempos de crisis económica el  BBVA ha podido dar respuesta a las necesidades de sus clientes.

Muchas familias  en diferentes situaciones han podido mantener sus viviendas estableciendo el BBVA medidas apropiadas y acordes a la situación de cada uno de sus clientes.

 Así mismo, cuenta una serie de diferentes productos diseñados para ayudar a los clientes con dificultades de pago ajustando la cuota de sus préstamos a su capacidad económica.

Cada cliente en dificultades cuenta con una solución adaptada a sus necesidades, lo que ha permitido que 87 de cada 100 sigan pagando sus hipotecas. Este es un promedio altísimo en medio de situación de crisis económica.

El BBVA ha intensificado el programa de ayudas diseñado para los clientes con dificultades para hacer frente a sus préstamos con el objetivo de lograr que todos sus clientes que tiene intención de pago, pueda cumplir sus compromisos. 

 El objetivo de BBVA es ayudar a los clientes que tienen dificultades económicas por la crisis y lograr que muchas familias y pymes puedan conservar sus hogares y negocios.

El BBVA, anticipándose a los efectos de la crisis económica próxima, diseñó en 2008 una gama de soluciones financieras destinada a resolver los problemas económicos que podrían afectar a miles de familias en España. 

Desde ese momento, ha ayudado ya a 105.000 familias, de las cuales 45.000 corresponden a hipotecas, 44.000 a préstamos al consumo y 15.000 a negocios, a aliviar las dificultades por las que atraviesan, adaptándose a sus capacidades de pago para que puedan seguir pagando sus préstamos.

El sistema que el banco utiliza es el de estudiar cada uno de los casos que llegan hasta las oficinas que la entidad tiene en España para ofrecer una solución a medida, adaptada a la necesidad económica de cada cliente.

Soluciones a medida

Dichas soluciones a medida ofrecen la posibilidad de aplazar dos cuotas hipotecarias para sumarlas al importe pendiente del préstamo, con un máximo de diez durante la vida del crédito; posponer hasta el 30% el capital al vencimiento de la operación o aumentar hasta 40 años el plazo de la hipoteca.

Los clientes además tienen la posibilidad de pptar por la carencia de hasta 36 meses en el pago de capital, lo que supone que el cliente sólo paga intereses durante este periodo,  o por la moratoria de intereses, de forma que el cliente atiende el pago del 50% de los intereses durante 18 meses.

Estas medidas han sido sumamente satisfactorias para que numerosas familias puedan conservar sus viviendas como así también los empresarios puedan seguir con sus negocios.

El mercado financiero ha variado muchos los últimos años lo cual ha obligado a los bancos a adaptarse a dichos cambios, estableciendo medidas dinámicas adaptadas al nuevo público de clientes como también al mercado competitivo.

EL banco español ha tomado consciencia de la crisis en la que se encuentra inmersa el país y aún continúa planeando nuevos productos a las soluciones para este tema que ya están en marcha, abarcando a clientes e inversionistas que necesitan financiación para continuar con sus respectivos negocios e inversiones.

Publicidad