Publicidad

Impuesto Tipo cero para la Banca

Frente al Impuesto Tipo cero para la Banca, Valderas lo considera como un nuevo ataque a Andalucía. El vicepresidente de la Junta de Andalucía y coordinador general de IULV-CA, cree que la decisión del Ministerio de Hacienda de crear un impuesto estatal sobre depósitos de clientes en entidades de crédito a tipo cero es un nuevo ataque para la región andaluza,ya que según calcula, restará 300 millones de euros.

En relación a este impuesto, en la práctica evita que las comunidades autónomas como Andalucía, que ahora lo aplican, puedan seguir haciéndolo. Los 300 millones de euros que se restarán significan muchos jornales y empleos en el medio rural, concretamente casi dos planes de fomento del empleo agrario en Andalucía.

Valderas sostiene que dicha cifra, daban para hacer colegios, centros hospitalarios o atender la prioridad del empleo y la lucha contra la pobreza.

Por su parte, la consejera de Presidencia e Igualdad de la Junta de Andalucía ha reivindicado respecto a este tema el derecho de la Administración autonómica a cobrar el impuesto andaluz sobre los depósitos bancarios toda vez que el Tribunal Constitucional ha avalado dicha tasa.

Es por esa razón que se piden explicaciones al Gobierno de la Nación sobre por qué ha creado un impuesto estatal en esta materia sin consultar a las comunidades autónomas que ya tenían establecido un impuesto autonómico sobre ello, como es el caso de Extremadura, Canarias y Andalucía.

Se hace hincapié en apoyar de manera descarada y sin acuerdo ni diálogo con las comunidades autónomas al sistema financiero en lugar de a los ciudadanos.

Impuesto en los presupuestos de 2013

Según ha dicho, la Junta mantendrá el impuesto autonómico sobre depósitos bancarios en los presupuestos de la comunidad para 2013.

La creación de este nuevo tributo a partir del 1 de enero de 2013 supone que las comunidades que ahora aplican este impuesto (Extremadura, Canarias y Andalucía) deben dejar de hacerlo y, por ello, deberán ser compensadas por el Estado por la pérdida de recaudación de acuerdo con la ley de financiación de la comunidades autónomas.

En sí el objetivo es, potenciar y garantizar la unidad de mercado. De esta forma, el Ejecutivo se asegura que no hay diferencias entre unas comunidades autónomas y otras a la hora de gravar los depósitos bancarios, pero como el objetivo no es recaudatorio, establece un tipo de gravamen del 0%.

Exime a las entidades financieras de presentar la autoliquidación correspondiente si la cuota íntegra, como es el caso, es cero. A pesar de que en la práctica no recaudará nada ni penalizará fiscalmente a las entidades de crédito, la enmienda establece que se trata de un tributo de carácter directo, cuyo hecho imponible es el mantenimiento de fondos de terceros por entidades de crédito o sucursales que operen en territorio español, incluidas las sucursales en territorio español de entidades de crédito extranjeras.

Así, el tributo lo deben pagar las entidades financieras, pero estarán exentos de este impuesto el Banco de España, el Banco Europeo de Inversiones, el Banco Central Europeo y el Instituto de Crédito Oficial.

Publicidad