Publicidad

Los Bancos, la CAM y las ofertas

El gobernador, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, no ha conseguido que alguno de los grandes bancos del país se queden con la caja alicantina, intervenida el pasado mes de mayo y con un agujero de unos 16.000 millones de euros. Santander, BBVA y CaixaBank no presentaron ayer ofertas en firme y solo Sabadell, Ibercaja y el fondo norteamericano JC Flowers decidieron hacer una propuesta vinculante para comprar la CAM en subasta pública.

Barclays, la séptima entidad que mostró interés en la primera puja —no vinculante—, se retiró del proceso.

El Banco de España estaba dispuesto a ofrecer grandes facilidades. Entre otras, un esquema de protección de activos con el que asumiría, por tramos, y hasta un 90%, las pérdidas que surgiesen en la caja en los próximos años. Con eso, Fernández Ordóñez confió en que resultase lo suficientemente atractiva para alguna de las tres primeras entidades del país. Pero, según fuentes del sector, esas garantías habrían sido insuficientes para esos bancos.

Sabadell, por su parte, siempre dijo que iba a por todas en la subasta pública de la CAM. Y dada la fecha límite establecida por el Banco de España para que las siete entidades en el proceso presentasen ofertas vinculantes por la caja, el banco catalán hizo llegar al supervisor su oferta en firme, según esas fuentes.

CaixaBank, entre los favoritos a hacerse con la caja, se retiró al final de la puja. Eso sí, la entidad presidida por Isidro Fainé, y según fuentes cercanas a la operación, presentó al regulador un escrito en el que manifiesta su disposición a estudiar una compra de solo una parte de activos y no el total de la entidad.

Como fuere, lo haría siempre fuera de subasta. Santander, a través de Banesto, que aparecía como el gran favorito para absorber la CAM por su músculo financiero, finalmente decidió también no presentarse a la subasta, según fuentes financieras.

BBVA, aunque  no aclaró si ha presentado o no una oferta en firme para comprar la caja alicantina, nunca había manifestado gran interés en quedarse con la entidad. De hecho, fuentes del sector apuntan que su oferta no vinculante —presentada a finales de septiembre— respondió más a un compromiso con el Banco de España para evitar que el proceso quedase casi desierto en su primera fase que a un interés real.

 Ibercaja, sin convicción Así, el escenario final al que se ha llegado no es para nada del agrado del Banco de España, que deseaba, según fuentes de su entorno, adjudicar la CAM a Santander o BBVA. Y, dicen, el final queda totalmente abierto. Sabadell,  parecía tener pocas posibilidades para competir con la gran banca en su puja por la CAM, se convierte ahora en el principal candidato a quedarse con la caja alicantina, pese a las dudas sobre su capacidad de soportar esa factura.

Ibercaja, por su parte, y según fuentes cercanas a la operación, habría presentado una oferta intencionadamente poco atractiva por su escaso interés en comprar la entidad. Su presencia respondería al interés del Banco de España en que no pareciera una subasta casi desierta. El supervisor tiene ahora diez días para examinar las ofertas presentadas, analizar las condiciones que exigen las entidades y determinar si son viables.

Publicidad