Publicidad

Por primera vez España nacionaliza un banco

La crisis de deuda en Europa tiene a las entidades financieras contra las cuerdas. El punto débil que asoma en toda la banca tiene relación con las importantes tenencias de títulos públicos de países con fuerte endeudamiento y otros activos comprometidos como hipotecas que refieren a inmuebles con un valor de mercado muy inferior al que originalmente fueron concebidas y otorgadas.

El Banco de España tuvo que salir a rescatar al Banco de Valencia, la cuarta entidad financiera desde que comenzó la crisis, debido a los problemas de solvencia y liquidez que le generó la desconfianza de ahorristas e inversores.
El gobierno español destinará 3.000 millones de euros en capital y liquidez al Banco de Valencia en la que se ha convertido en la primera intervención de un banco comercial en España desde que estalló la actual crisis financiera en 2007.
En rigor, Banco de Valencia es el primer banco intervenido, después de la debacle en tres cajas de ahorro: las de Castilla-La Mancha, en marzo de 2009; CajaSur, en mayo de 2010; y la CAM, en julio de este año, lo que constituyó la primer avanzada del gobierno español en el sistema financiero.
La comisión rectora del FROB (Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria) ha acordado suscribir capital del banco por un importe de hasta 1.000 millones de euros y otorgarle una línea de crédito de 2.000 millones de euros para asegurar su liquidez, dijo el Banco de España en un comunicado tras anunciar la intervención de la entidad y la sustitución de los administradores del banco por el estatal FROB.
El objetivo del FROB será sanear el banco y así hacer posible una posterior enajenación a otra entidad mediante un proceso competitivo de venta.
La decisión de la comisión ejecutiva del Banco de España se produce después de haber constatado que (Banco de Valencia) no ha podido adoptar las medidas adecuadas para asegurar su viabilidad.

Fachada de la sede central del Banco de Valencia (en la ciudad de Valencia), intervenido este lunes por el Banco de España mediante la sustitución de sus administradores por el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB), que inyectará hasta 3.000
Banco de Valencia anunció el pasado 7 de noviembre que contaba con la autorización de la junta de accionistas para poder aumentar capital por un importe nominal de hasta 60 millones de euros. Entonces también reconoció que esta medida podría no ser suficiente para cubrir las necesidades de capital requeridas.

De vieja data

La entidad recordó entonces que la junta general de accionistas había aprobado el pasado 26 de marzo de 2011 delegar en el consejo poder aumentar capital en un importe máximo de hasta el 50% del capital, lo que a precios actuales de mercado supondría algo más de 182 millones de euros, muy lejos de los 3.000 millones de ayuda otorgados ahora por el FROB.
El consejo de esta entidad ha manifestado formalmente al Banco de España la imposibilidad de encontrar de inmediato una solución viable de futuro para la entidad y ha solicitado la sustitución de sus administradores por otros designados por el FROB, dijo el banco central sobre la petición del Banco de Valencia.
El Banco de España manifestó asimismo que los depositantes y acreedores de la entidad valenciana podían estar absolutamente tranquilos, ya que las decisiones adoptadas hoy garantizan que Banco de Valencia podrá seguir operando con normalidad y cumplirá con todas sus obligaciones.
El regulador bancario recordó además que el peso del Banco de Valencia en el sistema bancario español es del 0,74% por del total de los activos.
La entidad valenciana está participada en un 27,3% por BFA, matriz de Bankia, producto de la fusión entre Caja Madrid, Bancaja y otras cinco entidades. El banco, que desde que se desataran las noticias de dificultades no ha realizado manifestaciones oficiales, se apresuró a asegurar que la intervención no tendrá un impacto en sus niveles de solvencia.

Publicidad