Publicidad

Recorte de Gastos en Unicaja España Duero

La fusión de Unicaja y Caja España Duero ya es una realidad, por ende existe una unanimidad frente al nuevo plan económico-financiero de su integración. Los órganos de dirección han elaborado un plan económico y financiero cuyo objetivo prioritario es reducir en un 20% anual durante tres ejercicios los gastos de la entidad resultante con respecto a los que en estos momentos suman ambas.

La entidad se convertirá en la séptima del sector financiero español por volumen de activos con cerca de 80.000 millones de euros y 120.000 millones en cifra de negocio. Asimismo, será la tercera procedente de la integración de cajas, sólo por detrás de La Caixa y Bankia.

La caja malagueña controlará el 70% de las acciones de Unicaja Banco, mientras que el banco de Caja España Duero tendrá el 30% restante (el grupo se constituirá en dos o tres meses en torno a Unicaja Banco).

El plan económico-financiero se basa en que la estructura de integración se realizará mediante el traspaso de todo el negocio y depósitos de clientes a Unicaja Banco, bajo cuya garantía quedarán los mismos. Las dos entidades gestionan más de 60.000 millones en depósitos.

Uno de los requisitos indispensables para cumplir este plan, es rebajar los costos de personal:

  • Recortar la plantilla (tienen en total más de 9.000 empleados)
  • Establecer diferentes fórmulas de flexibilidad laboral (implica medidas menos traumáticas)

También habrá una reestructuración de la red de sucursales, así, del millar con las que cuenta España Duero sólo 27 están en Andalucía, donde Unicaja tiene la mayoría. Por su lado, de las casi 1.200 sucursales que posee la entidad presidida por Braulio Medel, únicamente una está ubicada en Castilla y León, concretamente en Valladolid.

El plan diseñado prevé, entre otras medidas, el mantenimiento de los 525 millones de euros en participaciones preferentes que España y Duero recibieron al pactar su fusión en 2010. En segundo lugar, el banco creado por esta caja prevé obtener otros 475 millones en obligaciones convertibles que suscribirá el Fondo de Reestructuración (Frob). Es deuda de muy alta calidad que se transforma en capital en situaciones de debilidad de una entidad.

La garantía de estos 1.000 millones de euros corresponde exclusivamente al banco de Caja España Duero. La entidad castellanoleonesa tendrá que destinar prácticamente todos los beneficios que logre de su participación en el banco resultante de la fusión para pagar los intereses y devolver el principal. En caso de obtener excedentes, irían para la Obra Social.

Unicaja Banco, por su lado, tendrá abierta una línea de disponibilidad de obligaciones convertibles desde 375 millones de euros hasta un límite de 1.025 millones. Así pues, sin contar los 425 millones iniciales, las nuevas ayudas se situarán en una horquilla de entre 850 y 1.500 millones.

Publicidad