Publicidad

Se suman más consecuencias de la crisis para los bancos españoles

La crisis, tal como ya es sabido que había llegado a los bancos españoles, los cuales han ganado un 15,4 % menos entre enero y septiembre como consecuencia de la tan mencionada crisis y de la debilidad del negocio en España, un país que necesita reformas estructurales  más efectivas que permitan a la economía ganar competitividad y evitar la posibilidad de entrar en recesión.

De esta manera lo ha dado a conocer a la prensa el secretario general de la patronal bancaria española (AEB), Pedro Pablo Villasante, quien ha augurado más concentraciones en el sector financiero español y ha aceptado que se cree un “banco malo” para ayudar a entidades inviables, así lo ha informado La Vanguardia.

Esto es con la condición de que dichas entidades desaparezcan y pasen a ser absorbidas por un grupo más solvente, español o extranjero, que garantice su viabilidad. Todo ello en un momento en el que la banca reclama al nuevo Gobierno más esfuerzos para lograr reducir el déficit público y al mismo tiempo pide que aplique medidas para ganar competitividad y rebajar la prima de riesgo de España.

Otro tema importante a tener en cuenta es que la diferencia entre lo que paga España frente a Alemania para colocar su deuda condiciona la financiación de las empresas españoles, ha explicado Villasante en la presentación de los resultados obtenidos por el sector en los nueve primeros meses de 2011, cuando ganó 9.328 millones de euros.

Aquel 59 % de esos beneficios lo aportan las filiales extranjeras de la banca española y la cifra total no incluye al Banco de Valencia, intervenido por el Banco de España el pasado 21 de noviembre, aunque no alteraría mucho el conjunto ya que es una entidad pequeña, que representa en torno al 1 % del sector, ha dicho.

Refiriéndose al futuro cercano, Villasante ha advertido de que “el año que viene empieza peor que ha empezado éste”, aunque espera que “con el esfuerzo de todos, concluya mejor que 2011”. Sin embargo, preguntado por las posibilidad de que el crédito fluya a las familias y las empresas, ha sugerido que es un problema de falta de demanda porque la economía sigue estando “fuertemente endeudada” y “no hay perspectiva de mejora”. El crédito a la clientela creció el 2,4 % de enero a septiembre, hasta 1,39 billones de euros, en tanto que los depósitos de los clientes aumentaron el 6,1 %, hasta 1,13 billones.

En cuanto al nivel de morosidad de los bancos creció hasta el 4,65 % desde el 4,27 % registrado en septiembre de 2010, al tiempo que la cobertura empeoró hasta el 59 %, desde el 67 % de un año antes mientras se acentuaba la crisis de la deuda soberana.

Por esta razón es que  Villasante ha considerado “imprescindible resolver la debilidad institucional de la zona del euro” ya que cree “necesario que se rompa la espiral económica destructiva” que supone el contagio financiero entre países y que afecta a España.

En cuanto a las nuevas exigencias de capital por parte de la Autoridad Bancaria Europea, ha recordado que fue el Consejo Europeo de la Unión Europea quien decidió que se elevaran los requisitos mínimos de solvencia para los grandes bancos.

Publicidad