Publicidad

Se viene una nueva ronda de fusiones bancarias

El presidente del Gobierno Español, Mariano Rajoy, ha asegurado que habrá que hacer un “esfuerzo” para sanear los balances de la banca y que en España haya un grupo “necesariamente menor del que hay de entidades financieras que cumplan su función de dar crédito y no generen ni la más mínima duda sobre su situación”.

De esta forma, ha dejado la puerta abierta a una nueva ronda de fusiones bancarias. Montoro da por perdido el año que viene y no aclara el esquema del banco malo, según lo ha informado por su parte el Economista.

Rajoy ha expuesto ante los medios de comunicación, las prioridades de su política, en las que ha destacado una reestructuración de la banca española “con el objetivo básico y capital de que haya crédito“. “Si hay crédito, habrá inversión, consumo y empleo“, ha indicado.

Rajoy ha asegurado que las últimas decisiones del Banco Central Europeo (BCE) van a suponer un “alivio” para las entidades españolas, inmersas en una situación en la que tienen que devolver “mucho dinero” a los inversores –más de 100.000 millones de euros en 2012 según recordó– y afrontan problemas de acceso a la financiación, morosidad y poco crecimiento, así  como de balances.

“Tendemos que hacer un esfuerzo para sanear los balances, para que no se genere ninguna duda”, ha remarcado Rajoy, quien ha señalado que esta será una de las grandes prioridades de la primera parte de la legislatura que arrancará la próxima semana con la toma de posesión del nuevo Ejecutivo.

Algunos rumores correspondientes al sector sostienen que una de las primeras medidas de Rajoy podría ser la creación de un banco malo para sanear el maltrecho estado de los balances del sector financiero español.

Así como también, entre los principales objetivos de su gobierno se encuentra la reforma laboral. Entre sus principales propósitos se encuentran la creación de empleo y el crecimiento.

Por otra parte, Rajoy no ha dado más detalles sobre estas reformas, aunque  ha remarcado que su objetivo se centra en la estabilidad presupuestaria y las reformas necesarias para que la economía cree empleo, empezando por la laboral.

Durante el acto, Rajoy también ha defendido la necesidad de emprender reformas para que la economía española empiece a crecer, porque “la austeridad no lo resuelve todo”, y ha avisado de que el control del déficit público “en los primeros momentos no va a producir efectos positivos” en el crecimiento e incluso “puede ocurrir lo contrario”.

Por otra parte, Rajoy ha vuelto a defender ante los dirigentes de su partido que la economía es “la urgencia y la mayor prioridad” de los españoles y así será también la de su Gobierno. Por ello, ha defendido que está “obligado” a adoptar decisiones y a hacerlo “de manera rápida”.

Es supuesto que algunas de las medidas mencionadas se puedan poner en marcha el próximo 30 de diciembre, ya que el presidente del Gobierno electo ha dicho que ese día, en el segundo Consejo de Ministros, podrían tomarse “algunas decisiones importantes de cara al próximo año”, que aún no ha precisado.

Publicidad