Publicidad

Venta de activos y participaciones industriales en las Cajas

Anteriormente las inversiones de las cajas de ahorros en las grandes empresas del país eran algo más que una lucrativa fuente de ingresos, vía dividendos.

Hoy en día se habla de acelerar la venta de activos y participaciones industriales,son varias de las antiguas cajas de ahorros las que ya tienen preparados sus planes de venta de activos, que incluyen las antaño estratégicas participaciones en grandes empresas del país, como una vía de escape a la inyección pública.

Este proceso, podemos decir que comenzó con Liberbank, el banco de Cajastur, Caja Extremadura y Caja Cantabria, que se ingresó más de 182 millones con la venta del 5% que poseía en Enagás. Liberbank, que ya ha roto su proyecto de fusión con Ibercaja y Caja 3, se prepara ahora para continuar en solitario con un plan que incluye la venta desde el negocio de banca electrónica y seguros, hasta paquetes de activos de créditos a inmuebles.

Bankia y Novagalicia Banco, a la cabeza en las inversiones industriales, aunque también CatalunyaCaixa aporta su granito de arena a este negocio. La entidad gallega, que en los últimos meses ha desinvertido en Pescanova, Calvo, Reganosa y Geriatros, para ganar liquidez y liberar capital, también escrutina el mercado para dar con el momento apropiado para vender su parte de Sacyr.

La entidad ha vendido un paquete de acciones de la constructora representativas del 0,30% del capital por el que ha ingresado un importe de 2,31 millones de euros. Se trata de la segunda desinversión de títulos de Sacyr que la entidad nacionalizada realiza en las últimas semanas. En total, ha vendido un 0,66% del capital de la compañía por un monto total de 5,17 millones de euros, con lo que reduce su participación hasta el 6,06%.

En el caso de Bankia, tras su nacionalización, la entidad ha colgado el cartel de «se vende» a todas sus participadas, excepto a Mapfre, dadas las sinergias estratégicas de negocio. Así, su participación del 20% en Indra, del 15,75% en NH Hoteles, del 5% en Iberdrola, o del 12% en IAG deberían venderse en un plazo medio.

Por otra parte, en la primera línea de ventas está La Caixa. La entidad controla el 13% de Repsol, el 5% de Telefónica, el 23,5% de Abertis, el 35% de Gas Natural. Cuatro participaciones que superan los 10.000 millones de euros de valoración. La buena situación de la entidad en términos de solvencia ha hecho que la caja catalana sea una de las entidades que no deberá buscar capital adicional, pero sin duda, en España pintan bastos en materia económica y se trata de un colchón muy jugoso.

Para Basilea III invertir en Bolsa es un riesgo, por ende, exige retener más capital en función de las inversiones que se posean. Así, se obliga a las entidades, bancos y cajas, a financiarlas con sus recursos propios, por lo que competirían con los negocios tradicionales que también se regulan de esa manera.

Puede consultar:

Publicidad